PARA GANARLE A LA ADVERSIDAD

Para ganarle a la adversidad de la existencia es necesario aceptar todo lo que sucede, aunque no sea de nuestro agrado.  Aceptar no significa estar de acuerdo, pero estar en desacuerdo no implica no poder aceptar.  Si se lucha constantemente contra lo que no nos gusta, lo malo incrementa las conexiones de su energía gracias a la nuestra; porque aquello que resistes, persiste, y mientras más resistes, más se fortalece.  Generaciones enteras se enfrascan en luchas interminables entre unos y otros, capitalismos y comunismos, derechas e izquierdas, patriotas y globalistas, alimentándose mutuamente de pensamientos descontrolados sin lograr salir del círculo vicioso del samsara.  Así es como sus almas sucumben y condenan a las de sus hijos a reencarnarse en el ciclo del sufrimiento.

Trascender la dualidad, estar “más allá del bien y del mal” a decir del filósofo Friedrich Nietzsche, es un paso seguro para superar la adversidad.  Uno tiene que adaptarse al cambio si desea abrirse a la idea de la evolución de la consciencia.  Aceptar la guerra y la paz, el dolor y el placer, que propiamente son momentos transitorios, permite elevarse a un plano superior, a un estado de gozo mucho mejor que lo simplemente bueno.  El dolor se disuelve después de que se acepta.  En vez de apegarnos a una idea no cambiante, conviene reconocer por completo lo impermanente de todo lo que nos rodea.  Decirle sí a todo para que se convierta en parte de uno, en vez de uno ser parte de eso.

Todas las cosas son y no son al mismo tiempo.  Detén tu pensamiento por un momento.  Abre tu corazón.  Conecta con la divinidad que habita en tu interior y cuando percibas esa dimensión podrás entrar en la sublime Mismidad.  Únicamente el estado de tu consciencia importa para ganarle a la adversidad y salir de la Matrix.

1 Comment

  1. Yogesa dice:

    me resuena lo que dice con soltar… soltar los condicionamientos de la mente que han sido impuestos transgeneracionalmente… soltar la idea errónea de que tenemos el control…ya sea interno o externo, pues de seguro es difícil conseguir un control interno si hay tanta influencia del pensamiento (que por cierto puede ser como una radio mal sintonizada)… me resuena que finalmente como ser humano podría tomar las riendas de mi vida cuando sea capaz ser capaz de vivenciar y aceptar que soy solo un testigo de las experiencia que me habita, y que en la medida que aprenda a observar mis pensamientos, voy a poder ir soltando esas ideas preconcebidas por mi ser condicionado… desde ahi… aquí y ahora… recién podré vivir en la mismidad… Gracias Dr. por tan profundo mensaje que entrega con tanto amor y solidaridad para todos aquellos que estando dormidos, queremos despertar…. Namaste.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.